domingo, 13 de septiembre de 2015

Creando una novela

La idea

Jeanne Silverred

Después de terminar el relato Ahíndra no pude abandonar aquel país de ensueño, y acabé por hacer un mapa un poco soso. Un mapa que, por cierto, he retirado del blog (ya explicaré por qué). Estaba convencida de que en aquel lugar se podrían contar muchísimas historias, y que solo tenía que encontrar la adecuada. Pero tenía que terminar Nocturno. Desde que lo empecé dije que no me embarcaría en otro proyecto hasta que no lo hubiese terminado, pero yo seguía dándole vueltas, pensando en qué podría narrar, y al principio creí que la historia del primer Ocluvens de Ahíndra estaría bien, pero no me acabó de convencer.
El germen de la idea que estoy desarrollando ahora mismo surgió después de escuchar una canción de mi banda de rock favorita: Scorpions. Una de sus baladas me inspiró para empezar a crear esta idea, una idea que ha cambiado tanto que apenas si se parece a aquella semilla inicial que sonó a ritmo de guitarra en mi cabeza.

Uno de los cambios más importantes y la clave de lo que es ahora mi historia, surgió a raíz de un viaje en coche un domingo por la tarde, cuando una de las amigas a las que está dedicado el proyecto de novela y yo íbamos hablando de libros y de las cosas que escribíamos. Nunca se sabe cuándo puedes tener una idea que cambie todo lo que tenías pensado hasta entonces, que trastorne tus esquemas pero que después haga encajar todo a la perfección.
Hasta la próxima entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber qué os ha parecido lo que habéis leído, pero la telepatía todavía no se encuentra entre nuestros superpoderes, ¿nos lo contáis?